GLUCOSA - Certus

GLUCOSA

LA GLUCOSA Y SU IMPORTANCIA DE MEDIRLA

Existen diferentes tipos de diabetes, la de mayor aumento entre la población y de la cual estaré haciendo referencia es la Diabetes Mellitus tipo 2, una enfermedad metabólica relacionada a la alimentación y la cual se encuentra presente a nivel mundial en uno de cada once adultos. En los adultos mayores de 65 años se sabe que uno de cada cinco tiene diabetes. De todas las personas que tiene este tipo de diabetes, una de cada dos personas ¡no lo sabe! esto conlleva al progreso inevitable de la enfermedad. Desafortunadamente, desde el año 2000, en México, la diabetes es la primera causa de muerte entre las mujeres. 

La diabetes inicia varios años antes de ser diagnosticada y corresponde a la tolerancia de tu cuerpo con la glucosa (azúcar en sangre); esta intolerancia se anuncia años antes con otras condiciones como la resistencia a la insulina o prediabetes. Esto quiere decir que hay presencia de insulina alta en sangre antes de que se observe glucosa alta. Además de medir la glucosa, otras pruebas de sangre como la Insulina en ayuno y la Hemoglobina Glicosilada, son clave para conocer tu riesgo, hacer una detección temprana y monitorear tu progreso. Estas pruebas de sangre, las cuales se obtienen de una forma sencilla, van a ayudarte a identificar si es necesario hacer algunos cambios en tu estilo de vida y en tu alimentación. En el caso de que ya tengas la enfermedad, la medición de glucosa te permite monitorear el progreso y los resultados del tratamiento médico-nutricional. 

Estas pruebas de sangre en combinación con observar algunos síntomas y otros signos de enfermedad, te ayuda a establecer objetivos de alimentación y de estilo de vida para retrasar el progreso de la enfermedad e inclusive, como lo propone la nueva evidencia científica, procurar la reversión clínica hasta la remisión de la Diabetes Mellitus tipo 2. ¡Así es! La diabetes no es un destino irremediable y nadie está condenado a padecerla durante toda la vida. Con el tratamiento adecuado, identificado a tiempo, puedes aspirar a ser una persona sana, a vivir mejor y tener más años de vida. 

Con fines de prevención o de monitoreo de la glucosa en sangre -en el caso de que tengas condiciones como resistencia a la insulina, prediabetes o diabetes-, estos son algunos métodos de evaluación: 

  • Tanto las pruebas en sangre Insulina en ayuno como la Hemoglobina Glicosilada (Hb A1C) permiten detectar de forma temprana la disfunción metabólica de glucosa en sangre
  • La medición de la glucosa en la orina no se recomienda. Es importante considerar que la glucosa en orina puede ser consecuencia de una enfermedad renal, por lo tanto, es necesario que te realices un análisis de sangre para confirmar el diagnóstico de diabetes
  • Si has sido diagnosticado con Diabetes Mellitus tipo 2:
    • el autocontrol de la glucosa en sangre (SMBG, por sus siglas en inglés) puede ayudar con el ajuste del medicamento y a que te familiarices con el patrón de niveles de glucosa, particularmente si tomas insulina
    • la monitorización continua de glucosa (MCG) tiene un papel importante en la evaluación de la efectividad y la seguridad del tratamiento en muchos pacientes con diabetes tipo 1; también puede ser útil en pacientes con diabetes tipo 2.
  • Para evaluar los niveles de glucosa de los últimos 3 a 4 meses es recomendable realizarse la prueba que se denomina Hemoglobina glicosilada (Hb A1c). 

¿Quién debe medirse la Glucosa? 

En México, las enfermedades crónicas degenerativas están relacionadas a la nutrición. La prevalencia de la Diabetes Mellitus tipo 2 ha ido en aumento y fluctúa entre los 6.5 y los 10 millones de mexicanos, equivalente aproximadamente a una prevalencia nacional del 10% en personas entre 20 y 69 años. Se estima que el 90% de los casos se atribuyen al sobrepeso y la obesidad. Se prevé que la Diabetes Mellitus tipo 2 vaya en aumento ya que en México la prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad es del 71%. Este panorama, el cual cumple con las características de epidemia, nos invita a monitorear el estado metabólico de todas las personas de tal manera que podamos contribuir a la detección temprana del trastorno metabólico y al diagnóstico temprano, así como realizar el tratamiento correspondiente. 

Los criterios diagnósticos tanto de prediabetes como de diabetes se relacionan con la glucosa alterada, en particular con hiperglucemias. Observar la glucosa en ayuno, en conjunto con otras pruebas de sangre y síntomas y signos que puedas tener, nos permite crear objetivos terapéuticos nutricionales y de estilo de vida de tal manera que se pueda retrasar el progreso de la enfermedad e inclusive, como lo propone el estudio DIRECT, PROCURAR LA REVERSIÓN CLÍNICA EN CUALESQUIERA DE SUS ESTADIOS HASTA LA REMISIÓN DE LA MISMA DIABETES MELLITUS TIPO 2. 

Si tienes alguna de las siguientes características, es recomendable que te hagas la prueba de glucosa. 

  • edad mayor a 45 años
  • estilo de vida: 
    • realizas poca actividad física 
    • tienes exceso de peso
    • tienes apnea del sueño o duermes menos de 5 horas al día
    • consumes alimentos procesados (estos contribuyen con el exceso de peso)
    • tienes alguna enfermedad como obesidad o presión arterial alta
  • trastornos digestivos
  • historia de diabetes gestacional, enfermedad cardiovascular o accidente cerebrovascular
  • síndrome metabólico: presión arterial alta, azúcar en la sangre alta, exceso de grasa en la cintura y niveles anormales de colesterol. 
  • antecedentes familiares: padre/madre, hermano, hermana
  • ser de origen hispano o latino
  • tomas medicamentos como glucocorticoides, antipsicóticos y/o vih
  • trastornos hormonales: Síndrome de Cushing, síndrome de ovarios poliquísticos, disfunción de tiroides, 
  • índice de masa corporal (IMC) mayor a 25
  • circunferencia de cintura
    • hombres > 94 cm
    • mujeres > 80 cm
  • manchas oscuras en el cuello y axilas (acantosis nigricans)

 También si tienes los siguientes síntomas:

  • necesidad de orinar frecuentemente
  • mucha sed
  • fatiga 
  • visión borrosa
  • pérdida de peso sin razón aparente
  • antojos de comer cosas dulces, horneados o azúcar 
  • hambre intensa 
  • atracones
  • depresión
  • pérdida de cabello
  • dolor articular o rigidez
  • encías sangrantes

Interpretación

Normal Prediabetes Diabetes
Glucosa en ayuno ≤ 100 mg/dL 100 a 125 mg/dL ≥ 126 mg/dL
Glucosa plasmática a las dos horas durante una prueba oral de tolerancia a la glucosa realizada con una carga de 75 gramos de glucosa disuelta en agua.  ≤ 140 mg/dL 140 a 199 mg/dL ≥ 200 mg/dL
Pacientes con síntomas clásicos de glucosa alta al azar ≥ 200 mg/dL
Hemoglobina glicosilada (Hb A1C) 4 a 5.6% 5.7 a 6.4% Mayor a 6.5% 

Prevención

Un plan de nutrición específico para el control de la glucosa y reducir los factores de riesgo como el exceso de peso han demostrado contribuir con una mejoría de la glucosa en sangre.

Los mecanismos por los cuales una intervención de nutrición parece influenciar la sensibilidad a la insulina y el control glucémico incluyen la salud del hígado, la salud intestinal, el consumo de azúcares y/o carbohidratos, el consumo de químicos, el ejercicio, la grasa visceral y el equilibrio hormonal. 

El cambio de estilo de vida y una intervención nutricional puntual se consideran efectivas para prevenir el progreso del descontrol glicémico y su relación con la incidencia, prevalencia y progreso de la Diabetes Mellitus tipo 2 así como de la REVERSIÓN DE LA ENFERMEDAD EN CUALQUIERA DE SUS ESTADIOS. 

Monitoreo

Para evaluar la efectividad de la terapia nutricional, en caso de que se tengan concentraciones no óptimas de glucosa o de Hb A1c, es necesario monitorear y reevaluar conforme a lo siguiente:

  • cada tres meses si tu terapia ha cambiado o no alcanzas a cumplir con las metas de glucosa establecidas con tu médico y/o nutrióloga
  • al menos dos veces al año si cumples con los objetivos del tratamiento

Preparación antes de la prueba

La glucosa en ayuno requiere de 8 horas de ayuno. Sin embargo, para evitar realizar diferentes tomas de sangre, se recomienda valorar a la glucosa junto con un perfil bioquímico como la Guía Metabólica (10008) o la Guía Metabólica Plus (10009), los cuales requieren de ayuno de 12 horas. 

Se debe de evitar consumir multivitamínicos que contengan biotina o suplementos de biotina ya que puede interferir con algunos de los resultados de algunas pruebas de sangre incluidas en las diferentes guías.  

 

Referencias

 

  1. Detection of Diabetes Mellitus, In Situ (occult diabetes), Kraft, Joseph R., Laboratory Medicine, Volume VI, #2, pages 10-22, February 1975.
  2. McCulloch DK, Hayward RA. Screening for type 2 diabetes mellitus. En: UpToDate (en línea). Disponible en: https://www.uptodate.com/contents/screening-for-type-2-diabetes-mellitus
  3. Kraft JR. Hyperinsulinemia: the common denominator of subjective ideopathic tinnitus and other central and peripheral neurootologic disorders. Int Tinnitus J 1(1):46- 53, 1995. 
  4. Carrasco, N. F., Galgani, F. J. E., & Reyes, J. M. (2013). Síndrome de resistencia a la insulina. Estudio y manejo. Revista Médica Clínica Las Condes
  5. Johnson, J., Duick, D., Chui, M., & Aldasouqi, S. (2010). Identifying prediabetes using fasting insulin levels. American Association of Clinical Endocrinologists. Endocrine Practice
  6. Leslie, W. S., Ford, I., Sattar, N., Hollingsworth, K. G., Adamson, A., Sniehotta, F. F., … & Peters, C. (2016). The Diabetes Remission Clinical Trial (DiRECT): protocol for a cluster randomised trial
  7. Goldstein DE, Little RR, Wiedmeyer HM, England JD, McKenzie EM. Glycated hemoglobin: methodologies and clinical applications. Clin Chem. 1986;32(10 Suppl):B64–B70
  8. Use of glycated haemoglobin (HbA1c) in the diagnosis of diabetes mellitus. Report of a World Health Organization Organization. Diabetes Res Clin Pract 2011; 93: 299-309.
  9. American Diabetes Association. Standards of medical care in diabetes — 2011. Diabetes Care 2011; 34 Suppl 1: S11-S61.
  10. Sakkiah, S., Wang, T., Zou, W., Wang, Y., Pan, B., Tong, W., & Hong, H. (2017). Endocrine Disrupting Chemicals Mediated through Binding Androgen Receptor Are Associated with Diabetes Mellitus. International journal of environmental research and public health, 15(1), 25. 
  11. Dai, W., Ye, L., Liu, A., Wen, S. W., Deng, J., Wu, X., & Lai, Z. (2017). Prevalence of nonalcoholic fatty liver disease in patients with type 2 diabetes mellitus: A meta-analysis. Medicine, 96(39), e8179. https://doi.org/10.1097/MD.0000000000008179
  12. Guías de Práctica Clínica en el SNS. (2008). Guía de práctica clínica sobre diabetes tipo 2. Madrid: Plan Nacional para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad y Consumo.
  13. World Diabetes Atlas 2019
  14. Kraft JR. Detection of diabetes mellitus in situ. (Occult Diabetes): Lab Med 1975;6(2):10-22
  15. Centers for Disease Control and Prevention. (2018). Prediabetes: your chance to prevent type 2 diabetes. National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion
  16. Forouhi, N. G., & Wareham, N. J. (2010). Epidemiology of diabetes. Medicine, 38(11), 602-606.
  17. Taylor, R., Al-Mrabeh, A., & Sattar, N. (2019). Understanding the mechanisms of reversal of type 2 diabetes. The Lancet Diabetes & Endocrinology.
  18. Johson RJ, et al. (2007). Potential role of sugar (fructose) in the epidemic of hypertension, obesity and the metabolic syndrome, diabetes, kidney disease, and cardiovascular disease. The American Journal of Clinical Nutrition.
  19. Phillips, C. M., Shivappa, N., Hébert, J. R., & Perry, I. J. (2018). Dietary inflammatory index and biomarkers of lipoprotein metabolism, inflammation and glucose homeostasis in adults. Nutrients, 10(8), 1033.
  20. Chiavaroli, L., Viguiliouk, E., Nishi, S. K., Blanco Mejia, S., Rahelić, D., Kahleová, H., … & Sievenpiper, J. L. (2019). DASH dietary pattern and cardiometabolic outcomes: An umbrella review of systematic reviews and meta-analyses. Nutrients, 11(2), 338.
  21. Cucuzzella, M., Hite, A., Patterson, K., Saslow, L., & Heath, R. (2019). A clinician’s guide to inpatient low carbohydrate diets for remission of type 2 diabetes: toward a standard of care protocol. Diabetes Management, 9(1), 7-19.
  22. Feinman R, Pogozelski W, Astrup A et al. Dietary carbohydrate restriction as the first approach in diabetes management: Critical review and evidence base. Nutrition. 31(1),1–13 (2015).
  23. Hallberg S, Mckenzie A, Williams P et al. Effectiveness and safety of a novel care model for the management of type 2 diabetes at 1 year: An open-label, non-randomized, controlled study. Diabetes. Therapy. 9(2),583–612 (2018).
  24. Zoungas S, Chalmers J, Neal B et al. Follow-up of blood-pressure lowering and glucose control in type 2 diabetes. N.Engl. J. Med. 371(15),1392–1406 (2014).
  25. Hayward R, Reaven P, Wiitala W et al. Follow-up of glycemic control and cardiovascular outcomes in type 2 diabetes. N.Engl. J. Med. 372(23),2197–2206 (2015).
  26. Gerstein H, Bosch J, Dagenais G et al. Basal insulin and cardiovascular and other outcomes in dysglycemia. N.Engl. J. Med. 367(4), 319–328 (2012).
  27. Green J, Bethel M, Armstrong P et al. Effect of sitagliptin on cardiovascular outcomes in type 2 diabetes. N. Engl. J. Med. 373(3), 232–242 (2015).
  28. Hirshberg B, Katz A. Insights from cardiovascular outcome trials with novel antidiabetes agents: What have we learned? An industry perspective. Curr. Diab. Rep. 15(11), 87 (2015).
  29. Scirica B, Bhatt D, Braunwald E et al. Saxagliptin and cardiovascular outcomes in patients with type 2 diabetes mellitus. N.Engl. J. Med. 369(14),1317–1326 (2013).
  30. Browning J, Baker J, Rogers T et al. Short term weight loss and hepatic triglyceride reduction: Evidence of a metabolic advantage with dietary carbohydrate restriction. Am. J. Clin. Nutr. 93(5),1048–1052 (2011).
  31. Morgan, W. Diabetes mellitus: Its history, chemistry, anatomy, pathology, physiology, and treatment. New York, NY. Boericke & Tafel
  32. Davies M, D’Alessio D, Fradkin J et al. Management of hyperglycaemia in type 2 diabetes, 2018. A consensus report by the American Diabetes Association (ADA) and the European Association for the Study of Diabetes (EASD). Diabetologia. 61(12), 2461–2498 (2018).
  33. American Diabetes Association. Standards of medical care in diabetes –2019. Diabetes. Care. 42(1), S1–S2 (2019).
  34. Standards of Medical Care in Diabetes-2017: Summary of revisions. Diabetes Care 2017;40(Suppl 1):S4–S5 [PubMed]
  35. Kuenen JC, Borg R, Kuik DJ, Zheng H, Schoenfeld D, Diamant M, Nathan DM, Heine RJ, ADAG Study Group. Diabetes Care. 2011 Aug; 34(8):1843-7.
  36. Lean M, Leslie W, Barnes A et al. Primary care-led weight management for remission of type 2 diabetes (DiRECT): An open-label, cluster-randomised trial. The Lancet. 391(10120), 541–551 (2018).
  37. Boden G, Sargrad K, Homko C, et al. Effect of a Low-Carbohydrate Diet on Appetite, Blood Glucose Levels, and Insulin Resistance in Obese Patients with Type 2 Diabetes. Ann Intern Med. 2005;142:403–411. doi: https://doi.org/10.7326/0003-4819-142-6-200503150-00006
  38. Noakes M, Foster PR, Keogh JB, James AP, Mamo JC, Clifton PM. Comparison of isocaloric very low carbohydrate/high saturated fat and high carbohydrate/low saturated fat diets on body composition and cardiovascular risk. Nutr Metab (Lond). 2006;3:7. Published 2006 Jan 11.
  39. Samaha, F. F., Iqbal, N., Seshadri, P., Chicano, K. L., Daily, D. A., McGrory, et al. (2003). A low-carbohydrate as compared with a low-fat diet in severe obesity. New England Journal of Medicine, 348(21)
  40. Sackner-Bernstein J, Kanter D, Kaul S. Dietary Intervention for Overweight and Obese Adults: Comparison of Low-Carbohydrate and Low-Fat Diets. A Meta-Analysis. PLoS One. 2015;10(10):e0139817. Published 2015 Oct 20.
  41. Johnston BC, Kanters S, Bandayrel K, et al. Comparison of Weight Loss Among Named Diet Programs in Overweight and Obese Adults: A Meta-analysis. JAMA. 2014
  42. Hashimoto Y, Fukuda T, Oyabu C, et al. Impact of low-carbohydrate diet on body composition: meta-analysis of randomized controlled studies. Obes Rev. 2016;17(6):499–509.
  43. Santos FL, Esteves SS, da Costa Pereira A, Yancy WS Jr, Nunes JP. Systematic review and meta-analysis of clinical trials of the effects of low carbohydrate diets on cardiovascular risk factors. Obes Rev. 2012;13(11):1048–1066.
  44. Bazzano LA, Hu T, Reynolds K, et al. Effects of Low-Carbohydrate and Low-Fat Diets: A Randomized Trial. Ann Intern Med. 2014;161:309–318.
  45. Emanuelsson, Frida, et al. “Impact of Glucose Level on Micro-and Macrovascular Disease in the General Population: A Mendelian Randomization Study.” Diabetes Care 43.4 (2020): 894-902.
  46. Hu G, Qiao Q, Tuomilehto J. The metabolic syndrome and cardiovascular risk. Curr Diabetes Rev.2005;1(2):137-143.
  47. Brand-Miller J, Foster-Powell K, Holt S. The New Glucose Revolution Complete Guide to Glycemic Index Values. New York, NY: De Capo Press; 2003.
  48. Staten MA, Stern MP, Miller WG. et al. Insulin assay standardization: leading to measures of insulin sensitivity and secretion for practical clinical care. Diabetes Care. 2010;33(1):205-206.
  49. Targher G, Day CP, Bonora E. Risk of cardiovascular disease in patients with nonalcoholic fatty liver disease. N Engl J Med. 2010;363(14):1341-1350.
  50. Tock L, Prado WL, Caranti, DA, et al. Nonalcoholic fatty liver disease decrease in obese adolescents after multidisciplinary therapy. Eur J Gastroenterol Hepatol. 2006;18(12):1241-1245.
  51. Maratou E, Hadjidakis DJ, Kollias A, et al. Studies of insulin resistance in patients with clinical and subclinical hypothyroidism. Eur J Endocrinol. 2009;160(5):785-790.
  52. Ayturk S, Gursoy A, Kut A, et al. Metabolic syndrome and its components are associated with increased thyroid volume and nodule prevalence in a mild-to-moderate iodine-deficient area. Eur J Endocrinol. 2009;161(4):599-605.
  53. Reaven G Strom TK, Fox B. Syndrome X: The Silent Killer; The New Heart Disease Risk. New York, NY: Simon & Schuster; 2001.

¿Como calificas este post?

Selecciona una estrella para calificar

0 / 5. 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Certus Lab

FREE
VIEW